Salvar a un perezoso: la historia de Alí

Parece que fue sólo ayer cuando el perezoso bebé Alí llegó a Merazonia, llorando y mojado como si fuera el último día de su vida. La probabilidad de supervivencia era casi cero. Pero ya pasaron once meses y ha crecido muy bien, ahora preparándose para una vida libre en la selva! Lea más de su historia y vea aquí un video de compilación de Alí.

Alí fue confiscado en el control de la policía en Mera, en una noche lluviosa el 14 de agosto de 2016. No tenía más de uno o dos días de vida; pesaba apenas 280 gramos. Y lloró durante todo el viaje a Merazonia mediante un sonido que partía el corazón. En esta edad la posibilidad de sobrevivencia era mínima para un perezoso de tres dedos, por lo tanto no nos hicimos muchas ilusiones sobre su sobrevivencia. Aun así tomamos acciones inmediatamente dándole suero y atención médica, al tiempo que contactamos a expertos para mas informacion. Otras personas también ayudaron, como Belén, una voluntaria ecuatoriana que asomó al día siguiente del rescate con el ingrediente vital para un delicado bebé perezoso como Alí: leche de cabra fresca.

Salvar a un perezoso

Salvar a un perezoso no es nada fácil. En los primeros meses recibió leche cada hora, cuyo resultado fueron noches de insomnio para nosotros. Todos los papás del mundo saben qué duras son las noches así. A pesar de un cuidado intensivo, Alí estuvo algunas veces en la balanza debatiéndose entre la vida y la muerte. Pero con nuestra excelente veterinaria Louisa a su lado, Alí sobrevivió y siguió creciendo, haciéndose cada vez más fuerte. Ayudado en eso por Darwin y su equipo de cabras que produjeron su droga preferida: leche fresca!

Poco a poco aumentamos la cantidad de hojas y disminuimos la de leche. En la vida silvestre ya debería estar destetada, pero bueno, andamos con mucho cuidado con ella por su fragilidad.

Sin embargo, ya bebe poca leche y come muchas hojas tiernas, como debería ser. La llevamos a la selva cada día, por lo menos un par de horas donde puede mejorar sus habilidades de escalar y explorar más en arboles cada vez más grandes.

Radio telemetría

Se está acercando el día en que va a estar sola en la selva. Pero aun no le gusta estar sola, pues todavía la devolvemos en la noche a su zona de seguridad aquí en Merazonia. No obstante, ya estamos preparados para el día en que quedará suelta. Tenemos un equipo de radio telemetría con que se rastrea a animales que tienen puesto un radio collar. Recibimos un auspicio del zoológico de Sacramento (EEUU) para comprar varios de estos collares, especialmente diseñados para perezosos, y uno de estos está reservado para Alí, lo cual nos permitirá seguir sus aventuras en la selva una vez que esté libre. No solo es para saber si se encuentra bien, porque Alí nos dará mucha información útil sobre el comportamiento y movimiento natural de un perezoso de tres dedos.
Sloth with tracker

Merazonia recibe muchos diferentes animales traficados durante todo el año. Requiere mucha pasión y dedicación de nuestro equipo conjunto con nuestros voluntarios para que un animal pueda sobrevivir y florecer de nuevo. En el caso de Alí, tenía un mínimo de contacto con seres humanos y solo un par de personas de nuestro equipo fijo la cuidaban. Pudimos dar tanta atención porque nuestros voluntarios cuidaban súper bien a los otros animales en el centro, dándonos a nosotros la posibilidad de cuidar intensivamente a Alí.

Rehabilitación de fauna silvestre

En nuestra experiencia, los mejores resultados en la rehabilitación de fauna silvestre se logra cuando la gente trabaja unidos, no solo aquí en Merazonia, sino entre los diferentes actores en el campo de conservación, como biólogos, centro de tenencia, autoridades y donantes. En el caso de Alí queremos agradecer especialmente a Tinka Plese, de la ONG colombiana AIUNAU, sin cuya información es dudoso que Alí hubiese sobrevivido durante los primeros meses críticos. Y Tinka sigue siendo una buena fuente de referencia.

También apreciamos el aporte de Sam Trull, de Instituto de perezosas en Costa Rica, pues ella nos aconseja sobre el proceso de la liberación y rastreo de perezosos; la ayuda ad hoc de Kelly y Sarah del Centro de Rescate Amazoonico, en Napo, Ecuador; y a Víctor Curicama, jefe del Departamento de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente en Pastaza, por darnos información útil sobre las hojas que comen los perezosos en la naturaleza.

Vivir en la reserva de Merazonia

A Alí la espera una gran aventura, pero tiene que hacerse más independiente antes de que la podamos dejar completamente libre. De todos modos decidimos informar a todos sobre su desarrollo logrado hasta ahora, porque sabemos que hay muchas personas que tienen un lugar especial en su corazón para Alí.

Para nosotros va a ser un momento difícil y agridulce ver a nuestra hija más joven salir del nido. Esperamos que se quede relajada y feliz dentro de nuestra reserva Merazonia por muchos años!

bebe perezoso de tres dedosBebe perezoso y cuidadora