Las Aventuras de Whistler

Una de las realidades de dirigir un centro de rescate de fauna silvestre, en medio de la selva tropical, es el hecho de que estamos rodeados de árboles. Montones y montones de árboles. Es una de las cosas que hace que Merazonia sea tan especial: poder estar resguardados en la selva, sumergidos en la naturaleza.

Tree amazon kinkajouPero, desafortunadamente, los árboles también pueden ser un riesgo y a veces pueden caer. Hacemos todo lo posible por retirar los que parecen peligrosos de los alrededores de los recintos y de las zonas humanas, pero las tormentas de la selva pueden ser fuertes y la caída de árboles es algo que no se puede evitar.

La Fuga

Hace tres semanas, en la noche del 27 de septiembre, eso es lo que ocurrió! Retumbaron los truenos, los relámpagos iluminaron el cielo, llovió a cántaros y dos de nuestros voluntarios salieron hacia donde Whistler, el cusumbo residente, para darle su medicación nocturna. (¿No sabes quién es Whistler? Haz clic aquí para descubrirlo)

Al llegar al recinto de Whistler, Lincoln y Brenda se encontraron con una sorpresa... un gran árbol había caído sobre su jaula, y la malla se había roto por dos costados. ¡No estaba Whistler!

Preocupación nocturna

Al ser un animal nocturno y muy activo, no nos preocupaba que Whistler se hubiese hecho daño con el árbol caído. Y, aunque la mayor parte de su vida ha pasado en cautiverio, estábamos seguros de que podría sobrevivir en la naturaleza durante varios días o incluso semanas. Sin embargo, nuestras dos mayores preocupaciones eran: 1) que estuviese atrapado en el dosel de la selva, en medio de una gran tormenta, demasiado asustado y nervioso para bajar a un lugar seguro, y 2) el temor más grande - Whistler necesita una medicación especial dos veces al día para mantener controlada una grave enfermedad cardíaca. Sin esta, su salud podría deteriorarse rápidamente.

La búsqueda

Así que se armó un equipo de búsqueda. Un gran saludo de agradecimiento a nuestros maravillosos voluntarios que entraron en acción, se armaron con sus linternas de cabeza y, sin pensarlo dos veces, se pusieron sus impermeables para adentrarse en la oscura y tormentosa selva, en nombre de Whistler.

Para la desilusión de todos, tras horas de búsqueda, los ojos de Whistler no brillaron en las copas de los árboles.

Y así siguió: noche tras noche se armaron equipos de búsqueda, con la expectativa de encontrar alguna señal de Whistler. Sus alimentos favoritos se dejaron a la vista con el anhelo de que volviera. En los balcones de las cabañas se colocaron dormideros acogedores. Y nada!

Habían pasado más de dos semanas, y estábamos empezando a perder la esperanza...

Merazonia kinkajou mammalUn vistazo

...¡hasta hace unos días! Whistler fue visto a plena luz del día, corriendo por un sendero alrededor de la planta de agua cerca de Merazonia. ¡¡Whistler!! ¡¿Eres tú?! ¡¡En efecto, lo era!! Gracias a algunas maniobras expertas de Lincoln, que lo vio con otra voluntaria, Eloise, se pudo seguir a Whistler el tiempo justo para ver hacia dónde se escabulló. Asustado y claramente confundido, Whistler corrió hacia un agujero en el suelo.

Sano y salvo

Uno poco de incentivo de la veterinaria Louisa más tarde, ¡y salió! Nos alivia mucho decir que, aparte de perder un poco de peso, un pequeño raspón en la pata y haber dormido durante 24 horas seguidas - Whistler ha vuelto a ser el mismo cusumbo feliz y juguetón que era, en su ahora lujoso y renovado recinto.

No nos sorprende que hayas estado agotado, Whistler! Debe haber sido la aventura de tu vida!

¿Quieres adoptar simbólicamente a Whistler? Adopta a Whistler hoy mismo y mantente al día sobre su progreso. Además, asegurarás que reciba sus medicinas diarias con sabrosas golosinas adicionales.

Kinkajou Merazonia Ecuador