Tráfico de animales

Tráfico de animales

Maltrato

Más del 80% de estos animales muere antes de llegar a su destino, y los que sobreviven suelen padecer condiciones insalubres. El propio viaje de estos animales es increíblemente cruel; a menudo, sus bocas o picos son cerrados con cinta adhesiva, y sus cuerpos contenidos en posiciones peligrosas y estresantes por periodos largos. A veces, a los loros les perforan los ojos para que no canten al ver la luz.

CITES
Aunque muchos gobiernos se han unido a CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, por sus siglas en ingles) - una organización que intenta regular el comercio de fauna silvestre - carecen de recursos humanos y económicos para realizar un monitoreo eficiente.

Rehabilitación

Además queda la pregunta qué hacer con los animales confiscados. Liberarlos inmediatamente será una sentencia de muerte para la mayoría de ellos porque son débiles, enfermos o juveniles que aun no son independientes. A partir de aquí los centros de rescate y rehabilitación tienen un papel importante. Merazonia provee un hogar seguro con atención médica donde los animales se pueden recuperar y podemos monitorear a un animal para ver si es apto para rehabilitar o no.

Peligro

En Ecuador era común la venta de animales silvestres por su carne o para mascotas. Pero estos animales no son domésticos y que para ellos resulta estresante vivir en una casa. Además, pueden causar mucho daño tanto a la casa como a quienes viven en ella. Un mono, por ejemplo, puede parecer muy tierno mientras es joven, pero se vuelve agresivo y empieza a morder al llegar a la adultez, cuando empieza a morder. Muchas veces, son los niños de la familia quienes sufren las primeras heridas graves. Además, pueden transmitir enfermedades.

Un animal silvestre no es una mascota. ¡No compre ni venda!